jueves, 28 de febrero de 2013


LA DEFENSA DE BENIDORM: LOS BUNKERS DE LA GUERRA CIVIL



Francisco Amillo Alegre.




En mi libro "Historia de Benidorm" dedico un capítulo a la defensa de Benidorm, que en siglos anteriores  ocupó un lugar destacado en las vidas de nuestros antepasados. Mi estudio finaliza en el siglo XIX, que es cuando el sistema tradicional quedó obsoleto y se abandonó o destruyó: Torre de les Caletes, Castillo, murallas de Benidorm y Torre de Morales (en realidad de Soler). 

Pero no digo nada sobre la defensa de Benidorm en el conflicto que de 1936 a 1939 ensangrentó y dividió nuestro país, lo cual es un lapsus importante. Entono el "mea culpa" y escribo estas líneas para enmendarlo. 

Quiero destacar el triste destino que han tenido los bunkers de la playa, que han desaparecido por completo o permanecen semienterrados, como si nos avergonzásemos de ellos. Evidentemente un conflicto civil no es motivo de orgullo, pero existió y debemos asumirlo. Y el patrimonio histórico que dejó se debe conservar  aunque sólo sea para mentalizarnos que tales hechos no deberían acaecer nunca más...






Como una buena parte del litoral mediterráneo, Benidorm, durante casi todo el período de 1936 a 1939 en el que se desarrolló la contienda civil, estuvo en el bando republicano. Los últimos días de marzo de 1939 supusieron su ocupación por los franquistas y el día 30 los vencedores ya habían constituido un ayuntamiento del nuevo régimen. 

Finalizaba así un período de casi tres años de guerra civil en la que la defensa de Benidorm volvió a ser una necesidad perentoria. Desde 1812 no se había vivido una situación similar en esta localidad.

Durante este período bélico el mayor peligro para Benidorm venía del aire. La aviación de la Italia fascista, desde sus bases en las Baleares, territorio nacional desde el principio, hostigó el litoral mediterráneo peninsular. Se denominó  “Aviazione Legionaria” al conjunto de unidades aéreas enviadas por la “Regia Aeronautica” italiana para ayudar al sublevado general Franco. 
Su actuación se extendió desde agosto de 1936 hasta el final del conflicto, destacando los bombardeos de Barcelona en marzo de 1938. En nuestra provincia fueron Alicante y Alcoy las ciudades más castigadas en mayo de ese mismo año.

Benidorm figuraba en el listado de objetivos estratégicos que la “Aviazione Legionaria delle Baleari” había confeccionado. Y también realizó una fotografía aérea por si acaso se estimaba preciso bombardear la entonces pequeña población.
  

Bombardear Benidorm resultaba muy sencillo para la aviación italiana por la ausencia de baterías de defensa antiaérea, que sí existían en Alicante o Alcoy. Había un informe en el que se indica que Benidorm carecía de defensas antiaéreas: “La zona si presume indifesa da batterie antiaeree.”



En un primer momento escribí que los italianos no bombardearon Benidorm y que suponía que fue a causa de la escasa importancia estratégica que la villa tenía en aquellos momentos. En cambio la vecina localidad de Villajoyosa sí que sufrió dos bombardeos, al menos uno de su puerto ya que en los archivos de la aviación italiana se conserva una fotografía de él.
Pero esta información sobre Benidorm no es exacta. Paco Bou, en un comentario a este post que puedes leer al final, indica que Benidorm sí fue bombardeado, aunque no con la intensidad de otras poblaciones. Sucedió en agosto de 1938, aunque hay discrepancias en cuanto al día: el 10 o el 22. 

En primer lugar cita la siguiente noticia, tomada del diario LA VANGUARDIA de Barcelona, “DIARIO  AL  SERVICIO DE LA DEMOCRACIA”.  En su edición del 23 de Agosto de 1938 se dice: AVIACIÓN. En la, jornada de ayer, los aparatos de la invasión agredieron a las poblaciones civiles de Alicante, Benidorm, Gandía y Oliva, causando víctimas.

Indica también que el diario Levante-EMV del Sábado 28 de Marzo de 2009, en un especial sobre el 70 aniversario del fin de los bombardeos, refleja que el bombardeo sobre Benidorm fue el 10 de Agosto de 1938, llevado a cabo por aviones italianos , cayendo 6 bombas en la playa.

Después añade un interesante testimonio de la historia oral: "Según me contaron varias personas de Benidorm, una de ellas mi abuelo, Manuel Llambrich Forné (el Catalá), el bombardeo se efectuó sobre la zona del Canfali, donde había un hospital, pero, los aviones italianos, lo que buscaban era alcanzar la estación de radio que estaba en aquella ubicación.
No tengo noticias que acertaran su objetivo, pero sí que una bomba cayó sobre una roca en el mar conocida como "La Entineta", en la que ubicaron luego el geyser, y que quedó de color blanco después de la explosión.
Los soldados republicanos que había en Benidorm, entre ellos mi abuelo, construyeron una pequeña garita en lo alto de la punta de la Cova del Barber, entre las calas de la Almadraba y la del Ti Chimo, como punto de vigilancia aérea y marítima, y cuando avistaban algún avión se escondían en la cueva."


Aviones trimotores italianos Savoia-Marchetti S.M.79 denominados Sparviero, "gavilán" en italiano. Aparatos de este tipo fueron los que bombardearon el puerto de Villajoyosa. Fotografía de Wikimedia Commons.


Lo único que se hacía en Benidorm para prevenir un posible ataque aéreo de los italianos era la vigilancia. Para ello, además del observatorio del Rincón de Loix que cita Paco Bou, se utilizó también el punto más alto del casco urbano: el campanario. De acuerdo con la corriente laicista imperante en el bando republicano, la iglesia había perdido su carácter de centro de culto y se había convertido en almacén, garaje y taller. La torre se utilizó como observatorio de los aviones italianos que, desde Mallorca, iban a bombardear el Alicante republicano. El sacristán, provisto de unos prismáticos, tenía la obligación observar su vuelo y de tocar las campanas si  los aparatos variaban el rumbo y se dirigían hacia Benidorm.

Otros testimonios orales señalan que Benidorm recibió un ataque  aéreo en el momento final de la guerra (debió ocurrir en los últimos días de marzo de 1939). Para evitar que camiones con milicianos y armas se dirigiesen al puerto de Alicante para abandonar el país, los aviones bombardearon  la carretera hacia Alicante, en las proximidades del pueblo. Pero las bombas no destruyeron su objetivo, aunque sí originaron destrozos en algunas casas del barrio del Campo y daños personales, con algunas personas muertas.


Otro peligro de invasión para la localidad era el mar. Tampoco aquí sus defensas fueron importantes ya que no se instalaron baterías costeras con cañones de gran calibre capaces de impedir un desembarco del bando franquista. Aunque según me ha informado Manuel José Aliaga Martínez en el libro “El País Valencià sota les bombes (1936-1939)” de Rafael Aracil y Joan Villarroya,  hay un mapa señalando que, según fuentes italianas,  había artillería de medio calibre en Benidorm.

Por tanto Benidorm no tenía su litoral totalmente desprotegido. Había cinco bunkers, que en realidad eran nidos de ametralladora. Y tampoco eran un elemento aislado sino que formaban parte de un conjunto mucho más extenso que pretendía blindar el litoral mediterráneo frente a los ataques por tierra, mar y aire. “Esta red de elementos constituye un fragmento del Muro Mediterráneo, levantado por el ejército republicano en el trienio de guerra y se extiende desde Cádiz hasta Gerona” (Andrés Martínez-Medina)

Los bunkers de Benidorm se distribuían a lo largo de su litoral de la manera siguiente, según informe de Jaume Climent:
· En el rincón de Loix, situado enfrente del hotel Nadal. Es el único que se conserva en bastante buen estado,
· En la Playa de Levante, frente al actual Hotel Cimbel, hoy desaparecido.
· En la Plaça del Torrejò, del que quedan unos pocos restos. Ha desaparecido la parte superior, quedando la parte baja del muro y de la escalera de acceso.
· En la Playa del Mal Pas, desaparecido.
· En el paseo de Elche, en lo que entonces era el centro del paseo, a unos 70 metros desde el inicio actual del parque, empezando desde el casco antiguo. También ha desaparecido por completo.
· En la Cala, aproximadamente a la altura del actual puesto de la Cruz Roja, cerca de un barranco que podía suministrar agua a los defensores, que en aquella época estaban muy lejos de la población. No quedan restos.
Fotografía de la década de 1950 en la que puede verse en la parte superior izquierda la parte frontal del búnker de la Plaça del Torrejó. 



Otra vista del bunker de la Playa del Torrejó
Como ya hemos visto el mejor conservado es el búnker del Rincón de Loix. Se puede observar que tenía  un carácter macizo, compacto, con escasas aberturas, lo que daba sensación de seguridad a sus ocupantes. 
Su visión del horizonte marino dependía de las aspilleras horizontales que recorrían su parte frontal. Debían estar situadas a la altura de los ojos ya que su objetivo táctico era abarcar la máxima visión con la mínima abertura.  Eran  “rasgaduras horizontales que barren el espacio bélico en ángulos que oscilan entre 135 y 225 grados […] estas defensas hay que entenderlas como ingenios que otean el territorio blindadas por una coraza. Su forma es cerrada y compacta”. (Andrés Martínez-Medina).


Restos del bunker de la Plaça del Torrejó. Se puede apreciar la forma de su planta, el grosor de los muros y el hormigón ciclópeo, es decir mezclado con piedras, utilizado en su construcción.

Los restos del bunker de la Plaça del Torrejó indican que tenía forma rectangular excepto el lado que daba al mar que era semicircular. La entrada estaba en el lado de Levante y se aprecia un escalón en ella.  


Planta de bunkers de la Playa del Tamarit,  en Santa Pola, según Andrés Mártínez-Medina. Su forma se asemeja a los de la Playa del Mal Pas y  de  la Plaça del Torrejó.

Búnker de la Playa Del Mal Pas, de idéntica estructura que el de la Plaça del Torrejó.
Otra imagen del bunker de la Playa del Mal Pas.

Otro  aspecto a destacar de estos bunkers de Benidorm es su gran capacidad de camuflaje, típica de muchas de estas defensas litorales. “Esta singularidad se detecta en todos los búnkeres emplazados en accidentes y desniveles, de modo que, parcialmente, se excavan en el lugar (lo que las ancla y las vuelve más indestructibles) y se mimetizan con él los muros de tongadas de hormigón se camuflan con gravas, piedras y mampuestos a fin de simular nuevos relieves de la orografía y pasar desapercibidos ante la mirada ofensiva.” (Andrés Martínez-Medina)


 Estado actual del búnker del Rincón de Loix



Las dos fotografías actuales muestran el estado de abandono del búnker y cómo la terraza del Hotel Nadal se ha apropiado de una parte del patrimonio de todos.

 El Ti Nadal encima del búnker del Rincón, década de 1960. Se aprecia que estaba más próximo al litoral porque no existía el actual camino, el cual ha provocado que las aspilleras queden hoy día a ras de suelo. 


Posible planta del búnker del Rincón de Loix. Esta planta corresponde, según Andrés Mártínez-Medina, al búnker alicantino del Clot de Galvany. Lo que actualmente vemos en el Rincón presenta idéntica estructura.


A pesar de sus escasas defensas Benidorm aparecía durante la Guerra Civil  como un lugar con pocas probabilidades de ataques. Por eso el chalet de la familia alcoyana Doménech durante la guerra civil fue destinado a acoger soldados con enfermedades mentales, siendo denominado por esa causa “El Chalet de los Locos”.


Los búnkers de la Guerra Civil en Benidorm constituyen una parte de nuestro  patrimonio, desgraciadamente escaso. A causa de la mentalidad desarrollista de las décadas de 1960 y 1970 se destruyeron elementos muy importantes de nuestro pasado. Se identificaba antiguo con anticuado y malo y la nueva ciudad se construyó arrasando buena parte de la antigua. 

Por tanto, los bunkers constituyen una parte de ese escaso patrimonio histórico de Benidorm que ha sobrevivido y que se debería proteger y mimar. Por su valor histórico-cultural, sí, pero también por su potencial turístico, convirtiendo esos elementos patrimoniales en un complemento del turismo de sol y playa. 
Y también por su valor estético. Los búnkers, afortunadamente, han perdido su carácter bélico y los podemos contemplar de otra manera: como objetos arquitectónicos con unas formas muy próximas a las que crearon las vanguardias del siglo XX. Al menos esa es la opinión de Andrés Martínez-Medina que yo comparto:  “Estas piezas, en principio, tan lejanas a la arquitectura moderna, aunque sólo sea por su nula vinculación teórica y mediática con ella, han sido sugeridas como “iconos de la modernidad” (Postiglione 2008) por sus formas cercanas a algunos imaginarios de vanguardia y por el material con que se han construido: hormigón armado.



Y como colofón recordar que, en este aspecto de desidia respecto al patrimonio de la Guerra Civil, Benidorm no está sólo. La Agencia EFE publicaba el 27-02-2013  que el 99 % del patrimonio de la Guerra Civil en la Comunidad Valenciana carece de protección, según indicaba la Asociación Valenciana para la Protección del Patrimonio de la Guerra Civil (APROPAT). Esta entidad mostraba su "gran preocupación" por el "absoluto abandono" de estos restos en la mayoría de municipios. 
Además informaba que junto a otras entidades de diferentes municipios ha declarado el año 2013 "Año para la Protección del Patrimonio Histórico y Cultural de la Guerra Civil". 
Ha denunciado que "cientos de kilómetros de trincheras y parapetos, repletos de búnkers, nidos de ametralladoras, chozas y abrigos, así como aeródromos militares o refugios antiaéreos, entre otros, se encuentran ocultos por la maleza.
Según ha explicado, estos restos tienen "un grado de deterioro que se acrecienta con el paso del tiempo" y han advertido que están "expuestos a ser demolidos por cualquier motivo dado que no se les atribuye el valor histórico que ostentan". 
Para evitar su desaparición, "es necesario que las corporaciones locales incluyan en sus catálogos de patrimonio las construcciones civiles y militares de la Guerra Civil que se conservan en sus municipios, así como que la Generalitat promocione y ofrezca la cobertura necesaria para que este tipo de iniciativas se extiendan y consoliden".


Bueno, ya lo ves, estamos ante un mal endémico en estos lares, así que mal de muchos…

--------------------------------------------------------------------------

Recientemente Manuel Aliaga me ha enviado este enlace para poder ver unas fotografías y fotomontajes muy interesantes sobre estos bunkers: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.594693000596076.1073741868.404147266317318&type=1

Os pongo algunas: 


Fotomontage que muestra cómo se vería el bunker de la playa del Mal Pas si no lo hubiesen destruido. 





Arriba situación actual y debajo fotomontaje con el aspecto que tendría el bunker de la Plaça del Torrejó.


Interior del bunker del Rincón de Loix, el único que se conserva en Benidorm

11 comentarios:

  1. Benidorm sí fue bombardeado,una sóla vez, aunque no con la intensidad de otras poblaciones.

    23 de Agosto de 1938
    Bombardeo de Benidorm
    "En la, jornada de ayer, los aparatos de la invasión agredieron a las poblaciones civiles de Alicante, Benidorm, Gandía y Oliva, causando víctimas.
    A las 11'20 horas de hoy, diez trimotores "Junker" bombardearon desde gran altura Tarragona y Reus. Los cazas leales persiguieron a los aviones extranjeros, que huyeron en dirección a Mallorca."

    El diario Levante-EMV del Sábado 28 de Marzo de 2009, en un especial sobre el 70 aniversario del fin de los bombardeos, refleja que el bombardeo sobre Benidorm fue el 10 de Agosto de 1938, llevado a cabo por aviones italianos cuya base estaba en la isla de Mallorca, cayendo 6 bombas en la playa.

    Según me contaron varias personas de Benidorm, una de ellas mi abuelo, Manuel Llambrich Forné (el Catalá), el bombardeo se efectuó sobre la zona del Canfali, donde había un hospital, pero, los aviones italianos, lo que buscaban era alcanzar la estación de radio que estaba en aquella ubicación.
    No tengo noticias que acertaran su objetivo, pero sí que una bomba cayó sobre una roca en el mar conocida como "La Entineta", en la que ubicaron luego el geyser, y que quedó de color blanco después de la explosión.

    Los soldados republicanos que habían en Benidorm, entre ellos mi abuelo, construyeron una pequeña garita en lo alto de la punta de la Cova del Barber, entre las calas de la Almadraba y la del Ti Chimo, como punto de vigilancia aérea y marítima, y cuando avistaban algún avión se escondían en la cueva.

    Otro dato a tener MUY EN CUENTA, es que durante la guerra y después de ésta, no hubo en Benidorm enfrentamiento entre paisanos de distinto color político. Al contrario, se ayudaron unos a otros.

    "Caso raro en España" según dijo Carmen Polo de Franco en una de sus visitas a Benidorm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen reportage, nosotros jugabamos de pequeños sobre los bunkers sin saver lo que eran...

      Eliminar
  2. Excelente artículo. Existen dos fotografías sobre los años 40 donde se puede ver el bunker que había en el parque de Elche:
    http://i.imgur.com/wBjXgKS.jpg
    y
    http://i.imgur.com/5u2TZSe.jpg

    ResponderEliminar
  3. Me apena comprobar como se puede elaborar un artículo con el atrevimiento de mostrar fotos de fosas sépticas o desagües de pozos ciegos y decir que se trata de bunkers. Internet tiene estos inconvenientes. Creo que deberías documentarte acerca de lo que un búnker, como, donde y para qué sirven y al mismo tiempo documentarte de cómo eran los desagües cuando no existía alcantarillado. Tú crees qu a ras de playa, ala altura del nivel del mar puede vivir una familia y refugiarse, dormir, comer etc. Te pregunto si tú te refugiarías en un pozo. Si en invierno esas construcciones no se llenan de agua. Etc. En definitiva, no creo que lo hayas hecho con maldad pero sí con soberana ignorancia. Siento que quienes te han felicitado permanezcan él el error. Y me refiero en todo momento a las fotos de lo que llamas bunker, nada que objetar en cuanto a los relatos bélicos contrastados. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Tus comentarios acerca de la guerra no los puedo contrastar ni rebatir. No me atrevo a tanto. Lástima que te hayas dejado llevar por el sensacionalismo y la primicia y no puedas distinguir una fosa séptica de un búnker ni, utilizando las técnicas del simple razonamiento, puedas intuir para qué servían esas construcciones que muestras en el artículo. Pregúntate simplemente como pueden vivir personas a dos metros de profundidad en una playa en invierno por ejemplo. Pregúntate por qué las ranuras o aberturas están a ras de suelo y no a medio metro p.e., cómo vivían sus ocupantes con traje de neopreno, etc etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un búnker es una construcción apta para el refugio de personas, incluso familias, resistente a la artillería pesada y al bombardeo aéreo, por tanto, su construcción debe responder a unos parámetros:
      - Resistencia y discreción.

      Dichos habitáculos cuentan con una sala común o de estar, pequeña cocina, pequeño lavabo, litera/s para dormir, etc., eso el búnker básico.

      En dichos habitáculos van a pasar varios días sus ocupantes resistiendo la artillería y los bombardeos aéreos hasta el cese de hostilidades o recuperación de la zona. Para soportar dichos ataques deben estar construidos de material adecuado, por ejemplo, hormigón armado y parcialmente ocultos, por no decir a varios metros bajo tierra.

      Como tal construcción debe contar con un repiradero o chimenea, ya que sus ocupantes viven, comen, duermen, cocinan e incluso fuman.
      Como tal función y para lo que sirven, no deben ser visibles o, al menos distinguibles. Es decir, si te construyes un búnker no lo hagas con forma de búnker ni se lo digas al enemigo. Hazlo de forma que no parezca un búnker. No lo señalices...atención búnker a 100 metros. No lo mandes a la guia Michelín. (Disculpa la ironía inevitable).

      Si volvemos a las imágenes que se muestran en los artículos, no se cumple ni una sola de las características del búnker, NI UNA SOLA:
      - Discreción
      - Resistencia
      - Condiciones habitáculo interior
      - Respiradero
      - Ubicación
      - Tamaño

      Me pregunto cómo habiendo tanto terreno en la montaña, tanto terreno baldío y barato en los años 30-40, cómo se le ocurre a uno hacer un búnker en la arena de la playa, con forma de búnker, destacable sobre todas las demás (escasas) construcciones, hecho de ladrillos y mampostería con mortero de arena y cal.
      Poco más que habría que pintarlo de blanco y ponerle un farolillo de noche.

      En fin, lo dejo aquí. Debe de haber alguien que sepa más que yo sobre estrategia militar, aunque yo he tenido la mía.


      Eliminar
    2. Dicho lo anterior y ya fuera de manual: "Tomo I de 1º de búnker", vayamos a la aplicación de los sanos criterios de la razón y de la lógica junto a los básicos principios deductivos y obtendremos resultados no menos sorprendentes.

      Si vemos y analizamos in situ el que queda en el Rincón de Loix y a la vista de los otros que muestran las fotografías antiguas y puestas todas ellas en relación al contexto: núcleo urbano, época, demografía, edificaciones, etc., podemos concluir lo siguiente:
      - Siglos atrás las necesidades fisiológicas se hacían en la calle, en la parte de "atrás".
      - Más tarde se hacían en la casa en un cubo o balde, se asomaba a la ventana y se decía "agua va".
      - La civilización avanza y se instalan letrinas en las casas. Aún no hay alcantarillado público. Unos hacen pozos ciegos en su jardín y otros sacan los conductos al río, barranco o a la playa.
      - La civilización sigue avanzando y la playas son punto de encuentro y disfrute y los tubos sacando heces se hacen incómodos. Tampoco existen depuradoras, ni se saben lo que son.
      - En las zonas de playa (mar), en un principio estos vertidos no representaban especial peligro, ya lo fuera por el tipo de vertido exento de detergentes, escasas cantidades, baja demografía, etc. El mar lo depuraba todo.
      - Poco a poco las playas se van llenando de gente. Solución o remedio al impacto higiénico/visual es canalizar los desagües hacia unas fosas al final del recorrido, es decir, en la playa o en la cala en su parte más baja, de forma que los residuos líquidos son absorbidos por el terreno (mejor si es arenoso)y los sólidos van quedando depositados y retenidos en estas fosas para que, de tanto en tanto, por parte de los poceros a pico, pala y carretilla, fueran sacando las heces compactas y no absorbidas. Aún no había camiones cuba desatascadores, de ahí que fuera necesario dotar a estas construcciones de una puerta lateral para acceso de los poceros.

      Estas fosas, genial ocurrencia en su forma exterior, supongo que para no indicar que allí había una fosa séptica y darle un tono gracioso, recibían los desagües de las edificaciones próximas. Los líquidos son absorbidos por el terreno (como en cualquier pozo ciego al uso) y los sólidos depositados y contenidos en la medida de lo posible. Cuentan con unas ranuras o aberturas en su parte baja, a ras de suelo, para el desagüe del exceso, ventilación y para que el oleaje de invierno entre y limpie. Como he dicho, el mar lo depuraba todo.

      Echando de nuevo una ojeada al denominado búnker del Rincón de Loix y a las otras fotografías, no me entra en la cabeza que en la playa, a ras de la arena, se construya un habitáculo para ser ocupado por personas y que dichas ranuras a ras de suelo lo fueran para vigilar y sacar el fusil.
      Me pregunto: Qué campo de visión se tiene a "cota cero". Cuando el vigía del Rincón ve al enemigo éste ya ha pasado el embarcadero del barco de la isla, ya lo tiene encima. Menuda vigilancia.
      Me pregunto: Los soldados estaban tumbados o de pie. Tumbados tocan a un soldado y fusil por agujero entrándoles las olas del mar por los ojos y, si están de pie, que menos que haya un metro y medio al menos de profundidad en su interior, es decir, con el agua entrándoles igualmente por la boca y con ella hasta el pescuezo.

      Si en campaña bélica, como responsable militar, encargo la construcción de un búnker y me presentan esto, sencillamente primero lo fusilo y luego le hago el consejo de guerra.

      1.- Conclusión: simplemente desagües.
      2.- Consejo: Cuando veáis un búnker al final de lo que en su día fue núcleo urbano y que lo inmediato siguiente sea el mar y a cota "cero", instar la excavación por su parte trasera y hallareis el tubo de desagüe por donde entraba la cloaca.

      Eliminar
  5. A los "expertos" en estrategia militar.

    Creo que deberíais revisar vuestros comentarios.

    He leído el artículo y en él no se dice que estos bunkers fueran construidos como refugios para personas, sino como "nidos de ametralladoras", es decir, fortificaciones destinadas a proteger a los soldados destinados a la defensa de una zona. En el caso de Benidorm, a la defensa de las playas por donde se pensó que podría producirse algún desembarco de las fuerzas enemigas.

    Por lo tanto, solo estaban pensadas para ser ocupadas de forma ocasional y no durante largos periodos de tiempo (a no ser que la contienda se alargara demasiado). De hecho parece que, afortunadamente, no llegaron a usarse en toda la guerra civil, al menos no para usos militares.

    También se indica en el artículo que la elección de las ubicaciones (junto a zonas rocosas) les daba mayor solidez y mimetismo. A mi me parece evidente, viendo la fotografía de la playa del Mal Pas, en el que la construcción defensiva (no quiero llamarla bunker) está a los pies de un acantilado de 15 m. de altura, no es el lugar idóneo para construir un desagüe de una fosa séptica... ¡¡¡Menuzo pozo ciego sería!!!

    yo, personalmente, he visto nidos de ametralladoras de otras zonas y otras guerras, documentados y catalogados y, sinceramente, se parecen muchísimo a los que se indican en este artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los años 30, en zonas rurales: pueblos y aldeas, no había red de alcantarillado público. No lo había porque la producción de agua fecal era insignificante y la poca que se producía iba a parar a la acequia de al lado y de ahí al barranco o al rio, o incluso por el camino se perdía, lo cual hasta el terreno lo agradecía ya que todo era materia orgánica exenta de cualquier detergente o producto químico.
      Eran otros tiempos y otra mentalidad, en definitiva.
      Los tiempos avanzan y la cantidad de agua fecal tiende aumentar. Sigue sin haber problema porque siguen funcionando las acequias y la gente todavía no se asusta de ver mierda por ellas porque es lo que lleva viendo siempre.
      En los pueblos costeros la canalización iba a parar directamente a la playa o a la cala y de ahí se formaba un reguero de heces hasta el agua. El mar se encargaba del resto.
      La poca gente que se bañaba, se apartaba de ese reguerito. Se ponía a un lado y listo. Ya lo sabían. Como digo, eran otros tiempos y otras las exigencias.
      Los tiempos siguen avanzando y las cantidades de agua fecal aumentan y los usuarios de las playas también aumentan.
      Empieza a ser un problema el tema de los desagües.
      El encuentro de este reguero de agua fecal con el oleaje producía una especie de espuma asquerosa, anti higiénica, desagradable y maloliente que inundaba parte del agua y de la playa y que con la brisa se extendía aún más, lo cual hacía penoso el uso y disfrute de la playa: verano, calor, olor...
      La solución pasa por la construcción de unos receptáculos que retengan los residuos. Los líquidos son absorbidos por el propio terreno (mejor arenoso) y lo sólidos depositados o decantados para, de tanto en tanto, por parte de los poceros ir sacándolos y tirándolos incluso al propio mar (Vid. foto del Ti Nadal), sobre todo en invierno que nadie se bañaba y que en cuestión de minutos estos residuos eran desintegrados por el oleaje. De esta forma, sencillamente, se evitó ver por la arena o por la cala los regueros de mierda y la gente bañándose entre ella. Simple y llanamente.

      Eliminar
  6. Por lo que respecta al tema bélico, nada tengo que decir. No lo viví pero me consta que hubo mucho sufrimiento y dolor.
    En la guerra civil española el enemigo no venía sólo por el Mediterráneo. El enemigo estaba dentro. En todos los pueblos, un simple barranco separaba un bando del otro. Se hicieron muchas trincheras y apostamientos de ametralladoras, MUCHAS, unas enfrente de otras, pero como digo, a lo largo y ancho de toda la geografía española, no sólo en la costa desde Cádiz a Gerona.

    Volviendo al tema de estos denominados bunkers, vemos que estos receptáculos tienen la forma que tienen y están donde están. Tienen las rendijas a un altura tal que impide rebosar a los residuos y a la vez permite entrar el oleaje de invierno para depurar y/o ventilar. De ahí que tengan una puerta lateral o trasera para la entrada de los poceros. De ahí que son lo que son y sirven para lo que sirven.

    Vemos el búnker de la playa de Tamarit (Tarragona) Cómo estaba el soldado: de pie bajo el agua. Tumbado en el agua. Cómo. Qué se vigilaba desde ahí.

    Torrejó, Mal Pas, El Tossal, Rincón de Loix, Cap Negret, La Olla,...más de lo mismo. Cómo se sacaba por ahí una ametralladora y se apuntaba a un avión?

    El "sarcófago" del denominado búnker de Nules no tiene desperdicio. No han quitado ni la tapa metálica de arqueta-registro.

    Clot de Galvany: se ha escrito un guion apasionante. Inventiva donde las haya. De película. Has visto el tamaño del cañón ORLIKON y su maniobrabilidad y las rendijas de las troneras?

    Se ha publicado mucho sobre esto, o mejor dicho, se ha reproducido y copiado mucho lo que alguien dijo y os habéis limitado a creerlo y a transmitirlo sin más.

    Si tenéis alguna prueba que corrobore vuestra teoría del búnker, nido, o instalación defensiva militar, agradecería que la mostraseis y vayan por delante mis sinceras disculpas.

    ResponderEliminar