jueves, 12 de diciembre de 2013

Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca: hechos, personajes, vida cotidiana...  3. Actividad corsaria y contrabandista en Benidorm en los siglos XVIII y XIX.



Francisco Amillo


Los últimos años del siglo XVIII y los primeros del XIX coincidieron en nuestro país con un dilatado período de guerras primero contra Gran Bretaña y luego contra la Francia napoleónica. Estos conflictos supusieron en Benidorm un importante desarrollo de la actividad corsaria, actividad legal en aquellos tiempos. El corso generó importantes beneficios para algunas personas, como el capitán Juan Bautista Orts, tal como puede comprobase en mi libro "Historia de Benidorm". Pero también provocó la muerte de humildes marineros, tal como indica Vicente Llorca en este tercer fragmento de su conferencia sobre el Benidorm del siglo XIX. 

Acabadas las guerras napoleónicas a partir de 1814, finalizó también el corso. La crisis económica de postguerra dificultó las actividades de las gentes de la mar. Por eso surgió el contrabando, en el que la villa de Benidorm tuvo un papel muy activo. Por un lado sus habitantes lo practicaron y por esa causa Benidorm fue denominado "el Gibraltar de esta provincia". Según se indicaba en sus casas abundaban los objetos procedentes de este tráfico ilegal. 
Pero hubo también muchos vecinos de la villa que participaron en su represión. El caso de Miguel Ors y García, del que Vicente Llorca nos informa en este post, es un buen ejemplo.

También aquí hubo muertos, y así lo refleja el libro parroquial de defunciones. Tanto los buques contrabandistas como los que los que reprimían el contrabando iban armados y las aprensiones se saldaban a menudo con verdaderos combates navales…



Textos de Aurora Gámez en "Aproximación al contrabando en las costas meridionales durante el siglo XVIII y primera mitad del XIX". Se comprueba que, según documentos del Archivo Histórico Nacional, los buques contrabandistas iban armados con cañones y fusiles. Así mismo se indica la presencia en el puerto de Gibraltar de algunas naves de Benidorm. Este comercio ilegal se basaba sobre todo en el tabaco y los textiles de algodón.

 Estos temas los trata Llorca en dos apartados diferentes que incluyo aquí juntos porque ambos guardan relación. Y es que todas las actividades relacionadas con la mar (pesca, almadraba, corso contrabando, tráfico marítimo, etc.) tuvieron gran importancia en el Benidorm tradicional. 





3. Actividad corsaria y contrabandista en Benidorm en los siglos XVIII y XIX.

Si la conservación y organización del modesto Archivo Parroquial nos permite recoger e investigar datos concernientes a la vida religiosa local y aún otros de interés general, más difíciles son de obtener los relativos a la historia del pueblo en general, por cuanto hay que entresacarlos de documentación dispersa en diferentes archivos y lugares, diccionarios históricos y biográficos, prensa, publicaciones oficiales, tradición oral, aspecto este último que corre el grave riesgo de perderse al estar desapareciendo la gente que podría transmitirla, y otras fuentes que permitan la estructuración de una historia concebida de forma orgánica y total. No obstante, los estudios parciales llevados a cabo por eruditos e investigadores, encabezados todos por una persona tan documentada y cuidadosa en sus investigaciones como Pere Mª Orts, nos hacen concebir la esperanza de que la tarea se podrá realizar. [1] 

Dado que la piratería [2] era un hecho normal en las costas mediterráneas españolas y muy especialmente en las de nuestro litoral, comenzaré por mencionar los ataques corsarios acaecidos cerca de Benidorm en los albores del siglo XIX, reseñando en primer lugar el consignado en el tomo 24 del Libro de Defunciones, folio 233,vto., en el que se dice que el día 23 de Abril de 1801, murió a consecuencia de las heridas que recibió en un combate naval que tuvo lugar en esta bahía de Benidorm, unos diez días antes, Juan López, hijo de Pascual, mozo, embarcado con el patrón Simón Domingo, corsario del Grao de Valencia, en su lucha con un corsario inglés, debiéndose celebrar dicho combate el 13 de abril de 1801. 

Y más adelante, en, el mismo Libro de Defunciones se indica que el día 8 de Setiembre de 1807, fallecía Manuel Llorca, a consecuencia de una herida que recibió de una bala de cañón. El mismo día perecía ahogado en esta bahía Salvador Serrano Zaragoza, natural de Villajoyosa, el cual pertenecía a la División del Capitán Corsario Bautista Pérez, quien dicho día tuvo un combate con un bergantín inglés, frente a las costas de Benidorm.

La importancia del fraude o contrabando "...que tan escandalosamente circula por estas costas y que muchos de los Empleados son omisos en los deveres de su obligación...", forzó a las autoridades provinciales a presentar un "Plan e Instrucción de la Provincia de Alicante respectivo al Ramo de Rentas que comprende desde el Cabo de San Antonio hasta la Torre de la Oradada, con espesifícación de todas las Calas y Sitios donde se pueden verificar desembarcos: Así mismo, de las Partidas que se Establecieron el año 1804, en virtud del Reglamento hecho por Don Josef Betegon, Governador Político y Militar de dicha de Alicante y fué aprovado su Magd. produciendo buenos efectos. Comprendiéndose tambien en este Plan, algunas adevertencias necesarias para cooperar al esterminio del fraude que circula por estas costas... (Fecho en 12 de Agosto del año de 1814.)", documento existente en el Archivo del Senado.

En este Plan se señalan las, "calas y puntos donde se pueden verificar desembarcos en la(s) Parte(s) de Poniente (y Levante) de la Ciudad de Alicante". Centrándonos en la parte correspondiente a las costas de Villajoyosa, Benidorm y Altea, se dice que las calas o puntos de desembarco sitas entre Villajoyosa y Benidorm, son las siguientes: Cala del Alcolcó, fondeadero de buques menores, Cala del Cañaret, Cala de los Estudiantes, Playa del rio de Torres, Cala Onda, Cala del Conejo, Cala de Morales, Cala del Tosal y Playa descubierta hasta Benidorm, de cuarto y medio de legua. En lo referente a nuestro pueblo, copiamos cuanto se dice en el Plan: “Benidorme. En esta Villa circula en gran manera el fraude, hay Partida fija y otra volante, desde esta Villa a la de Altea dista una legua con las calas y playas siguientes: Playa descubierta de media Ora; Rincon del Hoys, fondeadero de toda clase de buques; Las Peñas del Alvir que abarca la Cala del Barranco Tuerto, El Pardo, Garrofero (punto del Segur en lo eminente de la Sierra), Randas(?), Paso de la Vieja, Cala del Alvir, fondeadero con todos vientos, menos con Leveche y Tramontana, y por último, Playa descubierta de tres quartos de legua”. En las costas de Altea, se indican el Río de Altea, el Cañar de Civila, Cap Negret, playa o Cala de la Olla y  otras más.




Fragmento del “Plan e Instrucción…” donde se especifica que a principios del siglo XIX en Benidorm se practicaba el contrabando de manera habitual.


Con el fin de evitar el fraude que tanto perjudicaba a las Reales Rentas en estos contornos y mucho más en el interior de las provincias, se consideraba muy necesario establecer, al igual que se hizo en el año 1804, buques guardacostas "y que estos no permitan hacer mención (?) a ningún barco en ninguno de dichos puntos ni puertos, mayores ni menores de esta costa, entendiéndose con los buques contrabandistas y particularmente los genoveses, ragusios y otras naciones que navegan con Pabellón inglés y llevan aun papeles (?) a los destinos de Malta, Callere y Cerdeña y por maravilla llega ninguno a ellos por dejarse sus cargos de ilícito comercio en cualquiera de dichos puntos fraudulentamente. En segundo lugar, la mucha vigilancia sobre los relacionados puntos de la costa de este Partido y en tercero, el particular encargo con estrecha responsabilidad a los Jefes de Rentas y demás individuos de las Partidas de sus respectivos distritos.”

En cuanto al número de Partidas a establecer al Este de la Ciudad de Alicante, se establece una en Benidorm, “compuesta de un Teniente y quatro Dependientes que cuidará desde el punto del Segur que está en las Peñas del Alvir, hasta la Torre de Agulló que comprende dos leguas, apostando tambien un Dependiente en la Torre de las Caletas para que observe los buques que fondean en la Isla Mediana y dé parte a su cabo”. 

Y por último, en lo tocante a las Rondas Volantes o Ligeras, de la parte de Levante se manifiesta lo siguiente: "... Se compondrá de un Cabo con la dotación de 8.000 reales annuos, deviendo mantener cavallo, un Teniente con la de 3.300 y diez Ministros a rrazon de 6 reales diarios cada uno, teniendo su respectivo establecimiento de Centro (aunque no de permanencia) en el Pueblo de Benidorme, con la obligación de recorrer los parages y puntos de la costa necesarios en persecución de los defraudadores.”

La amplia exposición que sobre el fraude acabo de realizar, obedece a que según criterio mío, este acto delictivo debió tener una gran influencia en las costas alicantinas y especialmente en las de Benidorm, con repercusiones en el campo económico que alguna vez habría de investigar. 
Recuerdo que hace algunos años, Joan Fuster me indicaba que alguna gente del pueblo había efectuado buenos negocios en el tráfico de esclavos en las costas del Caribe durante el siglo XIX, noticia que me hizo pensar en algunas familias que allí fueron y que regresaron con buen caudal de dinero. Desde luego, estas prácticas podrían tener sus antecedentes en las acciones de corsarios, en los fraudes y otros actos que jalonan las postrimerías del siglo XVIII y comienzos del XIX. Por otra, parte, si avanzado ya el siglo XIX, se crea y organiza por gente de Benidorm, como luego veremos, una poderosa Empresa de Guardacostas, no sería ajena a esta creación la experiencia acumulada en años anteriores.



Miguel Ors y García y su Empresa de Guardacostas de España.

Una vez diseñado el aspecto del pueblo hasta comienzos del siglo XX y que luego proseguiremos, retrocedamos al siglo anterior, con la finalidad de trazar, en primer lugar, los caracteres biográficos de personajes locales que tuvieron una proyección nacional, bien bajo los aspectos políticos, ya profesional o literario y en segundo lugar, describir las influencias económicas, políticas o culturales que en la vida local tuvieron esos señores. 

Si anteriormente hemos señalado el papel que en la economía local había representado la pesca y especialmente las almadrabas, llegado el primer tercio del siglo XIX hay que destacar el impacto que produjo en dicha economía, la creación de Empresas de Guardacostas, de las que se hace eco el Diccionario Madoz y sobre todo, la que fundó y dirigió Miguel Ors y García, uno de los personajes con más talla política y financiera que ha dado nuestro pueblo. En el artículo necrológico aparecido en el periódico "La Lucha" en Diciembre de 1863 y al que seguimos en la narración de su vida; se manifiesta al comenzar dicho artículo lo siguiente "...en Benidorm, su pueblo natal, ha fallecido el día 15 de Diciembre el ilustre patricio Don Miguel Ors y García, que consagró toda su vida y cuantiosa fortuna a la defensa de la libertad, por la que luchó siempre con los arrestos de un titán, mereciendo ser esculpido su nombre con letras de oro en la historia de la democracia moderna". Aunque a primera vista parece el comentario de "La Lucha" muy barroco y grandilocuente, en verdad, la personalidad de nuestro paisano era merecedora de esos elogios.

Su nacimiento figura consignado en el Libro de Bautismos de la Parroquia, años 1791 a 1810, núm. 2, al folio 191.vto., en donde se expresa que el día 21 de Junio de 1803, nació a las 8 de la tarde, siendo bautizado el 24 del mismo mes. Fueron sus padres Thomas Ors, marinero, y Madalena García, naturales y vecinos de la villa. "Piloto particular de Europa en 15 de Diciembre de 1821, muy joven aún, en 1820, fue elegido y nombrado Capitán de la Milicia Nacional durante el Trienio Constitucional, cargo que desempeñó hasta la extinción de dicha fuerza en 1823, en que capituló la plaza de Alicante, siendo entonces perseguido por los realistas, por el celo y entusiasmo que siempre había demostrado en el sostén de los principios liberales que profesaba en alto grado, prestando valiosísimos servicios y equipando y sosteniendo por su cuenta, a la mayor parte de su Compañía".

En 1826, fue autorizado por el Gobierno de Fernando VII, para que de su propio peculio armase dos barcos por el tiempo de un año, con el fin de perseguir el escandaloso contrabando que se hacía. Con ellos realizó el apresamiento de varios buques contrabandistas, entre ellos los que figuran documentados en el Archivo General de la Marina Álvaro de Bazán, carpeta 2740, en el que se dice que Ors y García, Capitán del Falucho Virgen de los Dolores, armado en corso, apresó en Mayo de 1827 frente a las costas de Salou un falucho contrabandista con carga de tabaco y en Junio del mismo año, frente a las costas de Denia, otro con cargamento de trigos, habiéndome sido facilitada esta documentación por el investigador de la marina, Carlos Llorca Baus. Debido al éxito de estos apresamientos y finalizado el plazo de la concesión que se le había hecho, el Capitán General de los Reinos de Valencia y Murcia, Don Francisco de P. Longa, le autorizó para armar una división de 6 buques, entre ellos una fragata con 28 cañones, para que en el Distrito de dicha autoridad persiguiera a los contrabandistas, misión que cumplió satisfactoriamente, puesto que no solo persiguió los barcos de esta clase, sino que extendió su acción a los corsarios argelinos, teniendo con todos ellos muchos enfrentamientos, de los que resultó herido y a la vez ocasionó a los enemigos pérdidas considerables.

Finalizada esta misión que siempre llevó a cabo personalmente a bordo de su fragata, se le confió otra igual en 1828, por Don Felipe Riera, marchando esta vez a las, costas catalanas, en donde confirmó su reputación de hombre competente en asuntos marinos y leal servidor de los intereses del Estado.

En 1838, contrató y obtuvo la concesión de una nueva Empresa de Guardacostas por el tiempo de tres años y limitada a las cuatro provincias marítimas de Valencia y Murcia, con tan satisfactorio resultado que el Gobierno hizo extensivo el contrato a las costas de la península, logrando reprimir el contrabando y "abatir la soberbia de los que con inaudito atrevimiento y protección extranjera se dedicaban a él". Muchos fueron los combates sostenidos y buques contrabandistas apresados, mereciendo destacarse la lucha sostenida con el renombrado corsario gibraltareño "El Terrible", el cual fue tomado al abordaje y a nado por la tripulación del Guardacostas "Plutón", cuyo Capitán Don Gaspar Ortuño y Vives, de Benidorm, fue herido de gravedad.

Aunque este hecho no ofrecía una importancia destacada dentro de la historia corsaria en general, si lo tuvo en la represión del contrabando en las costas mediterráneas españolas, siendo comentado el combate por las gacetillas de la época y permaneciendo vivo en la tradición hasta el punto de que el Museo Naval de Madrid, en su Christmas de la Navidad de 1949, lo reprodujese. 

Figura en la portada la siguiente leyenda: "Don Gaspar Ortuño. Alférez de Fragata de la Armada nº 1, de la Matrícula de Benidorm" y el reverso de la misma, "Siendo Intendente de esta Provincia Don José Sánchez Ocaña y sobre las aguas de Gandía, a las doce horas del día 11 de Octubre de 1839, fue rendido y apresado en reñido combate el falucho contrabandistas nombrado "El Invencible", (a) "El Terrible", por el guardacostas "Plutón" de la Empresa Ors y García.", al mando del Alférez de Fragata Don Gaspar Ortuño”. 

Según la tradición, el encuentro no fue sospechado por ninguno de los Capitanes de ambos buques. El guardacostas "Plutón" se hallaba mandado, como ya se ha dicho, por el Alférez de Fragata Sr. Ortuño, hermano político del empresario Ors y García y abuelo del que luego sería Director General de Correos y Telégrafos y más tarde Ministro de Fomento, Emilio Ortuño y Berte. 
Según narración del Sr. Ortuño, eran las primeras horas de la mañana, cuando divisó un navío que por su porte pareciole "El Terrible", el cual favorecido por el viento ponía rumbo hacia "El Plutón". Dispuesta la tripulación, compuesta en su mayoría por benidormeros, para el abordaje, al hallarse ambos buques al alcance de sus cañones, disparó primero "El Terrible" destrozando parte de la obra muerta de babor del "Plutón", el que a su vez destruía gran parte del velamen del corsario enemigo. Al soplar viento a favor del "Plutón", y a consecuencia de la mejor disposición del velamen, dirigiose este contra el adversario, pero en este mismo instante, un dispara certero del "Terrible" caía sobre la cubierta del "Plutón", teniendo la desgracia que un casco de metralla hiriera la pierna izquierda del Sr. Ortuño, quien no permitió se le trasladase a su cámara, permaneciendo en el tambucho de la misma y presenciando de esa forma el desarrollo del combate. Entregado por fin, el mando al Segundo Jefe, Don Antonio Vives, primo hermano del Sr. Ortuño y envalentonada la tropa por la actitud de su Capitán, marcharon al abordaje apresando al "Terrible", luego de una lucha desesperada en la que cayeron heridos o muertos muchos de sus tripulantes. 
Gran importancia se concedió a este combate naval y prueba de ello fue el que Don Gaspar Ortuño, Capitán del Plutón, curado de la herida sufrida en la lucha y que le produjo una total cojera, fue recibido por la Reina Isabel II, quien le condecoró, obsequiándole a la vez, con unas preciosas muletas. Coincidió este hecho con una época de auge y riqueza en Benidorm, no existiendo casa en la localidad que no conservase gran cantidad de objetos apresados en el corso, por cuyo motivo se llamaba a Benidorm el pequeño Gibraltar.

La Empresa de Guardacostas de España representaba entonces un pequeño Estado con su influencia política y social, que si bien tuvo contrariedades y antagonismos, la entereza y carácter de su Director Sr. Ors, que en algunas ocasiones hasta se vio amenazado de muerte, logró vencer las adversidades y corresponder a la confianza que el Gobierno había depositado en él, poniendo a su total disposición una innumerable fuerza armada en tiempos de revueltas y guerra civil.






Páginas del Diario de las Sesiones del Congreso de Diputados  del día 28 de junio de 1841 donde se discute la autorización a la empresa guardacostas de Miguel Ors y García y se indica que Benidorm es “un pueblo dedicado exclusivamente al contrabando”. Algunos diputados de la oposición manifestaron su disconformidad porque los permisos a la empresa guardacostas de Miguel Ors se dieron sin concurrencia pública. Además criticaban la connivencia de esta empresa con los contrabandistas, de manera que el contrabando se practicaba abiertamente y con impunidad, causando gran perjuicio a las rentas del Estado. 


Con un gran personal marítimo, comisiones, rondas volantes y partidas armadas de resguardo en el litoral de las provincias, proporcionó, en aquella época crítica que atravesaba el país, colocación y trabajo a multitud de personan y porvenir para muchos, puesto que los servicios en los dichos guardacostas se consideraban como prestados al Estado y por ellos obtuvieron entonces y posteriormente graduaciones en la Marina de Guerra, pasando muchos de ellos a las Ayudantías de Marina y buques de guerra. Atendía con paternal solicitud a todos sus subordinados y concedió pensiones a viudas, huérfanos y madres de los fallecidos o inutilizados en el servicio de su Empresa. En atención a los servicios que al Estado prestó como Director de la Empresa de Guardacostas de España, la Reina Gobernadora María Cristina, le nombró Intendente Honorario de Marina, por Real Decreto de 7 de Abril de 1840. 

Por su patriotismo y antecedentes liberales fue elegido Diputado a Cortes por la provincia de Alicante el año 1843, siendo uno de los Diputados que dieron su voto a favor de la mayoría de edad de Isabel II, en la memorable sesión del 8 de Noviembre del mismo año. 


William Turner: "La roca de Gibraltar" pintado hacia 1830-32. Esta localidad fue el centro del contrabando que en el siglo XIX tanto afectó al litoral español.

El Claustro de la Universidad Literaria de Valencia en escrito, del 23 de Octubre, le remitió doce ejemplares de la exposición que dirigía a las Cortes, con motivo del Decreto del 10 del mismo mes y año, suprimiendo los estudios de medicina en las Universidades del Reino, al objeto de que los distribuyese entre los Diputados de la Provincia de Alicante y se interesase, como persona de gran prestigio, para que influyese cerca de sus compañeros a fin de que todos tomasen la defensa de este asunto que tanto revuelo produjo en España. Su actuación en el Congreso fue muy eficaz cuando se debatió el asunto, logrando un notable éxito al conseguir quedara sin efecto el Decreto, por lo que quedaron restablecidos los estudios de Medicina en las Universidades Españolas.

Prosigue el artículo periodístico, manifestando lo siguiente: "Emigrado político posteriormente, sufrió toda clase de prisiones, destierros y la destrucción de su patrimonio, todo lo cual no le hicieron desmentir en ninguna ocasión la solidez de aun principios liberales. Hombre generoso y espléndido, en sus destierros fue una providencia para todos, pues no favoreció tan solo a sus amigos políticos, sino que hizo extensivos sus favores a los de ideología contraria, como fue el apoyo prestado al General Carlista Sopelana, emigrado como él.
Hombre muy activo y emprendedor tuvo a su cargo además de la dirección de la Empresa de Guardacostas de España, negocios de considerable importancia, como los de transportes marítimos y terrestres de la sal, pesquerías de almadrabas en las costas de España y África, cortes de madera y otros asuntos que le acreditaron como un notable financiero, consiguiendo en un principio adquirir un importante capital, el que disipó en gran parte durante las emigraciones por razones políticas, o bien por confiar la dirección de sus negocios a personas que velaron poco por ellos.
Su nombre figuró en primera línea entre los hombres notables de su partido, honrándole con su amistad particular, personalidades tales como Mendizábal, Olózaga, el Ministro de Hacienda y conocido financiero Don José Salamanca, el jurisconsulto Manuel Cortina, Rivero y otros muchos más y en su provincia, Carreras, España, Antón .Franco, Alcaraz, Don Joaquín A. Sendra, Don Tomás y Don Francisco Llorca y otros liberales de los pueblos de La Marina.
Tratándose de sus amigos y del triunfo de sus ideales democráticos no reparaba en sacrificios ni persecuciones, como lo demostró en los memorables acontecimientos de Julio de 1854 en Madrid, siendo Jefe del Distrito Revolucionario de San Felipe Neri y sus inmediaciones, en los que se batió tan valerosamente que junto a los suyos hizo abandonar tras reñidísimos combates a la Guardia Civil y a fuerzas del Ejército que defendían la Plaza Mayor, acción en la que resultó herido. 
Tenía con el General Prim una amistad tan sincera y entrañable que rayaba en una especie de culto. Por el año 1857 se encargó de la dirección de los cortes de madera en los pinares de la Sierra de Segura que por entonces y a propuesta suya adquirió el General Prim y en cuyos trabajos empleó a muchas personas de la provincia de Alicante y en particular a gente de Benidorm.
Destinado el General Domingo Dulce a Cuba como Capitán General y de Intendente Don Pedro de Prats y Zea, uno de sus mejores amigos, marchó con ellos a La Habana para dedicarse a los negocios y tratar de reponer su ya casi extinguida fortuna, pero la suerte le fue adversa, enfermando apenas llegó allí, por lo que se vio obligado a regresar a la Península y a su pueblo natal, donde falleció poco después en su domicilio sito en la calle del Mar, el 15 de Diciembre de 1883, sin haber tenido la grata satisfacción de ver realizadas sus aspiraciones. 
El entierro, con asistencia de diez sacerdotes, constituyó una de las, manifestaciones de duelo más numerosas y populares que se ha conocido en la Marina alicantina. Tanto de Madrid como de otras capitales, acudieron a Benidorm diversas personalidades políticas y amigos particulares y de Alicante y pueblos de la Marina, una verdadera legión de políticos y amigos, quienes en imponente manifestación acompañaron al cadáver hasta depositarlo en la Iglesia, mientras un buque de guerra rindió los honores de ordenanza, disparando sus cañones en el momento de recibir sepultura. Su fallecimiento consta en el Libro de Defunciones del Archivo Parroquial, tomo 5º, folio 83 y el nicho figura con el número 11, número de orden 77.”

Según las opiniones que oí de mis antepasados, Ors y García fue un hombre excesivamente modesto y jamás pidió nada paras él, ni aún en épocas que hubiera alcanzado fácilmente honores y condecoraciones y si aceptó la Encomienda de Isabel la Católica y otras distinciones, lo fue a ruegos de sus amigos, a los que no quiso desairar.



NOTAS

[1] Destaca sobre todo la obra "Historia marinera de Benidorm (1781-1950)" de Carlos Llorca Baus
 [2] Más que piratería, las acciones que se reseñan a continuación son de actividad corsaria en la guerra que mantenía España con el Reino Unido. En aquella época el corso era legal, la piratería no. 

1 comentario:

  1. Muy interesante informacion.. sobre todo para las personas que piensan que Benidorm es solo un sitio para tomar sol e ir a la playa.. muchas gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar