viernes, 1 de agosto de 2014

Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca: hechos, personajes, vida cotidiana... 6:  Marinos ilustres de Benidorm.



En los tiempos descritos anteriormente, Benidorm alcanzó un bienestar considerable, expansionándose el pueblo con la construcción de dos barriadas nuevas, las llamadas del Campo y del Calvario.

A la desaparición o decaimiento del contrabando, sucede la época de construcción de buques para la navegación a vela, siendo muchos de los patrones que los mandaban, propietarios de los mismos. Para el comercio con América, en especial, el que se realizaba a la Isla de Cuba, los pilotos de derrota y altura de varias familias de Benidorm, construyeron en Villajoyosa grandes bergantines, ya que en esta villa había buenos maestros de ribera y calafates. 
Transformada la navegación a vela y sustituida por la de vapor, fueron muchos los hijos de Benidorm que desempeñaron altos cargos en las Compañías del Marqués de Campos y en la Transatlántica, llamada entonces de Antonio López y más tarde del Marqués de Comillas, no solamente el de capitanes y oficiales, sino también los de contramaestre y marinería en general. 
Otras Compañías que emplearon a gente de nuestro pueblo fueron las de Don Antonio Pinillos, de Cádiz y últimamente la Transmediterránea. 


Vicente Zaragoza Ortuño.
Pero especial transcendencia tuvo para Benidorm, la creación en Barcelona de una Compañía de Vapores Transatlánticos bajo la primera razón social “Morera y Compañía”, luego denominada "E. Pí y Compañía” y por último "A. Folch y Compañía", vulgarmente llamada de Gallart. Esta Compañía debió su creación a la iniciativa y espíritu organizador de uno de los excelentes marinos que ha tenido Benidorm, Vicente Zaragoza y Ortuño. 


Vicente Zaragoza Ortuño (1838-1899)

Nacido en Benidorm en 1838, adquirió en Inglaterra en 1863 un vapor llamado "El Mulato", que sirvió de correo entre Cuba y Santo Domingo durante las guerra que este último país sostenía contra España, siendo hecho prisionero con varios jefes militares, viéndose recompensado por el Gobierno español con la Cruz de Carlos III. 
Fue el primer Capitán-Inspector de la mencionada Compañía de Gallart y bajo sus indicaciones se adquirió para la misma, en 1880, uno de los buques de mayor tonelaje de la Marina Mercante Española, el llamado "Rossmore", en la etapa que perteneció a la Compañía inglesa “Mac Andrews", conocida en España por los Macandros y buque que al ser comprado se le puso el nombre de "Colón", cuyo rótulo es el que aún existe en el huerto que aún poseo en Benidorm [1]. 




Anuncio de La Vanguardia, domingo 08 junio 1884 en el que se indica que Vicente Zaragoza es el capitán del vapor “Cristóbal Colón” de 3.050 toneladas de registro.

Como dato curioso hay que mencionar que la tramitación de la compra llevada a cabo en Liverpool, se efectuó cuando era Cónsul General de España en esta ciudad, Don Tomás Ortuño, primo hermano del Capitán Zaragoza. 
Este último, llevado por sus ideas liberales y republicanas, intervino en la sublevación cantonal de Cartagena, en tiempos de la Primera República, mandando el "Fernando el Católico", pero al observar la desorganización existente entre los sublevados, apartose de la lucha, quedando libre de todo compromiso. Al poco tiempo de retirarse, la Compañía que había organizado desapareció por falta de una experta dirección. Falleció en 1899.

Sería injusto silenciar la actividad de otros muchos marinos de Benidorm. Una muestra de ellos sería la siguiente, ya que de muchos de ellos se han extraviado los datos que había obtenido años atrás. Por orden cronológico de nacimientos, citaremos los siguientes: 

Pedro Bayona Bayona ( 1843-1921), quien al mando del "Isla de Luzón” participó en la Guerra de Cuba y en la de Filipinas, forzando el bloqueo a que estaban sometidas estas islas, hecho por el que se le concedieron las Medallas del Mérito Naval de 2ª Clase y la del Mérito Militar con distintivo blanco. 


El vapor "Isla de Luzón" que participó en la guerra de Cuba comandado por el benidormense Pedro Bayona.


Vicente Llorca Castells (1853-1917), quien en 1888 fue encargado por la Compañía Pinillos, recién constituida, marchar a Inglaterra para dirigir la construcción del vapor "Pío IX" de unas 6.000 toneladas, considerado uno de los mejores de la época. Tres años más tarde, volvió nuevamente, para asesorar en la construcción del "Martín Saenz", gemelo del "Pío IX" y finalmente la Compañía "Jover Serra" le encargó igualmente la dirección de la construcción de los transatlánticos "Miguel Jover" y "Joaquín Jover", participando en la Guerra de Cuba al mando del "Miguel Jover", logrando salir del puerto de La Habana, al burlar el bloqueo de la escuadra americana. A consecuencia de estos hechos, el Gobierno español concedió al Sr. Jover el título de Marqués de Gélida y al Capitán Llorca Castells le nombró Caballero de la Orden de, Carlos III, con tratamiento de Excelencia que no aceptó.

Otros marinos conocidos fueron el Condestable Francisco Zaragoza Such (1872-1898), quien en combate con los americanos murió en Santiago de Cuba a bordo del crucero "Vizcaya" y a las órdenes del Capitán de Navío, Don Antonio Eulate, cayendo destrozado a la tercera vez que fue batida su batería. 

Antonio Vives Orts (n.1869-   ), quien siendo Tercer Oficial del "Santo Domingo", en la madrugada del día de San Juan de 1898, estando La Habana bloqueada por la escuadra norteamericana, burló el asedió con el fin de navegar hacia Veracruz, en busca de los víveres donados por la colonia española de esta ciudad para las tropas de Cuba. A su regreso, fue atacado por un barco de guerra norteamericano, incendiándose el "Santo Domingo", pero salvándose la tripulación. Entre otras actuaciones suyas figuran, el auxilio prestado a las víctimas del terremoto de Messina en 1909, con el vapor "Cataluña", siéndole concedida una Cruz por el Pontífice Pío X. Igualmente obtuvo la Medalla de Salvamentos de Náufragos, la condecoración china "La Espiga de Oro" y el Premio Internacional Robin en 1921, por el salvamento de unos tripulantes chinos en el estrecho de Malaca. Otras condecoraciones que le fueron otorgadas por estos y otros trechos fueron la Cruz del Mérito Naval otorgada por Alfonso XIII y la cubana "Inter inimícos charitas" en 1928. 


Pedro Zaragoza Such (1868-1950), comenzó navegando en la Empresa "Casa Prats" al mando del "Ciudad de Reus", primer barco petrolero español. Continuó luego en la Compañía Transatlántica, formando parte durante las guerras coloniales, de la Escuadra de Reserva del Contraalmirante Don Manuel de la Cámara, cuyos cinco cruceros auxiliares no eran más que barcos facilitados por la Transatlántica. En la Guerra de Filipinas llevó a las Islas al General Augustí, para relevar al General Primo de Rivera al frente de la Capitanía General, interviniendo en la repatriación de los soldados. En la Guerra de África mandaba el "Rabat" y en la Primera Guerra Mundial el "León XIII"`, siendo detenido por los aliados y conducido a Gibraltar. Durante esta contienda, realizó su último viaje a Asia, mandando el "Antonio López", periplo que efectuó a lo largo del Cabo de Buena Esperanza, regresando por Suez. 


En Alicante hay una calle dedicada al benidormemse Pedro Zaragoza Such, padre del importante alcalde de Benidorm Pedro Zaragoza Orts, el planificador de la actual ciudad turística por excelencia.


Otro marino conocido en las campañas coloniales, fue Antonio Vives Llinares (1872-   ), quien al igual que los anteriores estuvo en la Guerra de Cuba con el vapor "Alfonso XII" en Mayo de 1898, siendo hundido el barco en Mariel por los americanos en Junio de este mismo año. Obtuvo diversas condecoraciones, entre ellas, la Medalla de Salvamento de Náufragos por el salvamento; de los tripulantes de la corbeta americana "Windrusch”. 

Sería interminable la relación de marinos que ha dado nuestro pueblo, recordando entre ellos a José Bayona Bayona, Antonio Bayona, Maximiano Llorca y un sin fin más, expresión elocuente de la personalidad marinera de nuestro pueblo y que algún día habría que componer un estudio biográficos de la totalidad de los mismos.





Otros importantes personajes de Benidorm en el siglo XIX.

Emilio Ortuño y Berte.
Siguiendo con la descripción de las biografías de personas que bien nacieron en  Benidorm, o ya tuvieron sus antecedentes familiares en el pueblo, no puede omitirse la figura de Don Emilio Ortuño y Berte, quien a pesar de haber nacido lejos del pueblo y haber llevado su vida profesional y política en tierras distintas, estuvo siempre muy enraizado con los problemas del mismo, habiéndolo demostrado en numerosas ocasiones.

Hijo de Tomás Ortuño, nació en Orán el 28 de Setiembre de 1862, cuando su padre desempeñaba las funciones de Cónsul General de España en aquella colonia francesa, cursando sus primeros estudios en el extranjero, sobre todo en París, ciudad en la que también realizó estudios en la Escuela Politécnica. Luego de obtener el título de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos en Madrid, fue nombrado Profesor de esta Escuela de Ingenieros, ocupando las Cátedras de Máquinas y Electrotecnia, creada por iniciativa suya, así como el Laboratorio de la misma. Muy pronto participó en la política, militando siempre en las filas del Partido Conservador. En la legislatura de 1899 es elegido Diputado por Arévalo, cuya representación ostenta hasta Abril de 1901. A partir de 1902 y hasta 1906, fue Senador, elegido por la provincia de Ávila y desde Mayo de 1907 hasta la Dictadura de Primo de Rivera en Setiembre de 1923, fue Diputado por Arenas de San Pedro. En 1907 desempeñó el cargo de Subsecretario de la Presidencia con Don Antonio Maura, siendo designado en 1908, Director General de Correos y Telégrafos en cuyo cargo llevó a cabo una labor destacadísima, a la vez que como Catedrático de la Escuela de Caminos, siendo quien mandó erigir el actual Palacio de Correos en la Plaza de la Cibeles. A Ortuño se le deben innumerables reformas y creaciones, entre ellas, el establecimiento de buzones en las ciudades populosas, la introducción del Giro Postal; rebaja de las tarifas telegráficas y telefónicas; la creación del Montepío General de Carteros; la reforma de la Escuela de Telégrafos; la creación de la Caja Postal de Ahorros y otras muchas más. En 1920 fue designado Ministro de Fomento en los Gobiernos de Allendesalazar y en el de Dato. Aunque fue nombrado miembro de la asamblea Nacional de la Dictadura de Primo de Rivera, por derecho propio (Octubre de 1927 a Julio de 1929), no se tienen noticias de que tuviese actuación alguna. Vivió sus últimos años en el número 16 de la calle Velázquez de Madrid, desapareciendo el 31 de Octubre de 1936, según consta en el Registro Civil del Distrito de Buenavista de Madrid. Dejó herederos al Colegio de Huérfanos de Correos y en el diario ABC del 27 de Noviembre de 1940 apareció su esquela en la que se indica murió en lugar desconocido, aunque según parece lo fue en el pueblo de Torrelodones donde veraneaba.

Aunque en política parlamentaria siempre actuó representando a la provincia de Ávila, debido a razones de matrimonio, tuvo un gran y constante afecto por la tierra de sus antepasados, y no hubo persona de Benidorm, durante su etapa de Director General, de Correos y Telégrafos, que solicitara plaza como subalterno del Cuerpo, que no lo consiguiera. Como Ministro de fomento tuvo una actuación importante en el asunto del Canal del Algar y decisiva en la construcción del puerto.

Mi abuelo, Vicente Zaragoza Soria, primo segundo de Ortuño, en las ya mencionadas notas redactadas en su vejez, se quejaba amargamente de la actuación de ciertas personas en estos asuntos. Transcribo literalmente sus palabras: "Durante todos esos años, Emilio Ortuño en sus alturas políticas y yo en mi labor que él consideraba le era imprescindible en esta localidad, procuramos obtener importantes reformas para el bienestar de nuestro pueblo. ¿Quién ha olvidado el asunto del Canal del Algar que tantos sinsabores le costaron a él y a mí, especialmente a mí, en todos los órdenes? ¿Se ha olvidado acaso, la obra del puerto de refugio de Benidorm? ¿Tampoco habrá olvidado este vecindario los agravios inferidos a Ortuño por ciertas personas con actuación política local, muy desaprensivos, y la cobardía de cierta parte del pueblo, permitiendo aquellos actos realizados en la colocación de la primera piedra del puerto, a espaldas de Ortuño que se hallaba en Madrid y que había sido el impulsor definitivo de estas obras, ni siquiera teniendo la gentileza de participármelo, encontrándome en Barcelona? Es una lamentación muy cierta que reflejan determinadas conductas políticas que han sido, subsisten y subsistirán a lo largo del tiempo. Pero el resultado de estas estúpidas actuaciones a la vista está, ya que la situación actual del puerto lo prueba de manera perfecta.


NOTAS:

[1] Actualmente es propiedad municipal y museo.

2 comentarios:

  1. Respecto a Emilio Ortuño, parece bastante completo y exacto, pero aun así, como todo, faltan algunos datos relevantes. Por ejemplo, que sus herederos fueron sus sobrinos, la Escuela de Ingenierons y el Cuerpo de Correos. Esto implica que no tuvo descendientes. Además murió en Madrid, según acta notairal... iba efectivamente de Torrelodones a Madrid cuando el alzamiento.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco
    me llamo Amparo Soria y estoy investigando sobre la vida de mi bisabuelo Sandalio Soria, abandonado en Benidorm y adoptado por una familia de allí, creo que hay una historia interesante detrás. Puede que tenga relación con su abuelo, apellidado también Soria. ¿Podría ponerse en contacto conmigo? Mi correo es soria.amparo@gmail.com y mi teléfono 649007068. Muchas gracias.

    ResponderEliminar